¡Vaya papel!

Adiós a las paredes aburridas. Los papeles pintados y páneles decorativos más modernos consiguen que ninguna pase desapercibida. Sus estampados, que hechan mano de motivos figurativos, abstractos, geométricos o tipográficos, crean singulares escenas y, en ocasiones, aunténticos trampantojos.